Tito y Elena o Elena y Tito

prologo…
Hay personas que guardan en su interior regalos que hacen más fácil lo cotidiano de nuestras vidas. A veces nosotros mismos albergamos en nuestro interior trocitos de felicidad recíproca. Nos hacen especiales en mayor o menor medida. A veces notas su presencia y otras veces pasan inadvertidas. Tan inadvertidas que notas que eran especiales cuando ya sólo la ausencia viste sus nombres. No sabría crear un manual para que todo el mundo las encontrase. Sencillamente aparecen. Sin esperarlo, sin preverlo, sin planificarlo.

Siempre he procurado atraer a mi alrededor a personas que, por poco que fuese, tuviesen regalos en su corazón. Este tipo en la especie, también tiene huecos que completamos sin darnos cuenta cuando están cerca. Es como si cada uno portase un tablón invisible donde cada uno deja pequeñas dedicatorias sin darse cuenta de ello. Pasan los meses y el tablón está lleno de ellas.

Elena y Tito se llevaron mi corazón y me lo devolvieron restaurado. Solucionaron muchos de los problemas que se describen en el libro de matemáticas de mi vida. Puedo decir que junto a ellos los problemas desaparecen. Me han animado a seguir, a no rendirme, recomendado hábitos saludables, me han dado las pistas para guardar el equilibrio ante el abismo. Palmaditas en el hombro, palabras de ánimo, gritos de aliento. Hasta unos ejercicios para reparar el error evolutivo al que alguien bautizó rodilla en un alarde de ingenio. No se cansan de repetir mi nombre animándome a no parar. Trato especial sería un resumen bastante acertado. Se han interesado, se han preocupado y se lo agradezco. Profesionalidad bajo la piel de estos chicos. Tito cuenta conmigo entre sus planes de ir a correr por las tardes en un futuro próximo. Yo cuento con su amistad de antemano y sin previo aviso.

Si tuviesemos nueve años y el escenario fuese un parque en verano, podríamos estar hablando de amigos para siempre. No creo estar exagerando (y mira que soy exagerado) cuando digo que son importantes en mi vida. Dos velas de esperanza en el interior de un laberinto sin salida es la parte poética de todo esto. No hace falta mucho para dar todo. No necesitamos materializar para palpar. Basta un instante para apreciar algo bueno en alguien.

la anecdota…
Recuerdo el día en que estirábamos después del ejercicio y Elena nos indicó que levantásemos las manos en el aire. Dibujó una pistola con su índice y nos disparó a quemarropa. Risas en lugar de sangre o heridos. Que grande eres Elena.

la víspera…
La cena del gimnasio se suspendió sin mayor explicación que la que podamos dar a lo inevitable. Intenté arrastrarles a una cena privada, algo más personal pero no hubo respuesta. Ahora entiendo el por qué.

Ayer hice pereza para bajar a repasar las cuentas con Tito. En aquellas colchonetas donde una cuenta atrás puede estancarse indefinidamente en un seis infernal había derramado gotitas de sudor desde hace unos meses. Llegué tarde y no noté nada en el aire. Después unos ejercicios de rodilla y a la bici con el recién estrenado uniforme, eso sí, todavía sin herraduras. Al terminar la clase, Elena tenía reservado una jarra llena de agua fría de verdad. Dijo que era la última, que había sido un placer y que se tenía que marchar. Intenté en vano asociarlo al día de los santos inocentes, dado el mes que corre. Ella confirmó que hoy no era ese día. Tenía que tratarse de una broma. No podía ser cierto. Tenía ganas de llorar, lo admito. Siempre hago alguna broma para que la risa calme al llanto. Una dirección de correo y un hasta mañana.

Al salir del gimnasio busqué la soledad de un banco en la plaza y lloré como si tuviese nueve años, igual que lo hago ahora al escribir estas lineas. Estoy triste porque tal vez apreté demasiado fuerte. Triste porque son demasiado valiosos para mí y no lo saben. No lo intuyen. He disfrutado ante su cara de perplejidad y sus risas por mis comentarios a tiempo o destiempo (según se mire). Sólo tengo palabras de agradecimiento y buenos deseos, los mejores si cabe.

Hoy iré al brindis por la tarde. El domingo hay carrera en Aranjuez y me han dicho que me acerque. Tiraré algunas fotos. Quiero darles un abrazo para que lo guarden en su equipaje. :'(

deseos…
Espero que Tito encuentre lo que busca en el desierto de Marruecos. Espero que llegue a tiempo el día de su boda y que el sol brille ese día y el resto. Espero que la felicidad sea su tercer apellido, que Elena sea paciente con las ilusiones de Tito y que Tito no deje escapar a Elena. Ah! y que te saquen tu lado bueno para el calendario 2009, campeón!!!

Pocas cosas me quitan el sueño. Esta es una de ellas. Gracias a los dos por estos meses inolvidables. Gracias es una palabra demasiado corta pero en castellano no hay muchas alternativas más. Muchas gracias chicos. Os quiero. Y no os preocupéis, no voy a intentar suicidarme, jejejejeje…

Un pensamiento en “Tito y Elena o Elena y Tito

  1. Me ha encantado. Lo he leído en voz alta y no he dejado de llorar en todo momento. No sé si eso es lo que querías conseguir.
    Esta tarde nos vemos.
    Espero que vengan al brindis

Deja tu comentario