Pequeño, pequeñísimo homenaje al emigrante

homenaje al emigrante: Intento ponerme en el lugar de aquellas personas que a lo largo de la historia se han visto obligadas a abandonar su tierra. El exilio clava en tu alma una espina que te acompañará siempre.

homenaje

Por mi propia experiencia personal, entiendo el dolor que supone sumar a esa herida la horrible burocracia que requiere ser aceptado el el país de acogida. El ser rechazado por una sociedad egoísta y que no entiende, el que te miren como si fueses un ser inferior sencillamente porque tu acento al hablar fue endulzado por el sol. Y nadie repara en ese alma que llora. En ese drama personal. Y todo son puertas cerradas. Bueno, no todo. No todo el mundo piensa que vayas a robar el pan de unos hijos que aún no han nacido.

Desde lo alto de la torre

Siempre hay almas que pintan tu entorno de vivos colores estando lejos de tu tierra natal. Espero si es este tu caso que tu corazón este caliente en las frías noches del invierno, si estás en una soledad no deseada, que nadie te cierre las puertas y que siempre encuentres el amor y el cariño en cada rincón, en cada situación y en cada obstáculo.

1 comentario en “Pequeño, pequeñísimo homenaje al emigrante

Deja tu comentario