Los imposibles, no tan imposibles

Se levantó aquella mañana y se propuso encender el Sol. Llevaba varios días apagado. Buscó la escalera más grande que encontró y su llave mágica. Lo encendió!

E iluminó a todos a su alrededor. Su luz volvió a brillar en el cielo. Y su calor me hizo sonreír.

Sólo hubo que proponérselo.

20121021-211915.jpg

Happy ending

“Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.”

Khalil Gibran

El sol de mediodía.

Hoy no han dejado de gritar en la oficina. Todo el mundo defendiendo su barreño como buitres.

En el palacio de los deportes hay unas escaleras donde no se escuchan. Solo la gente pasar. Y hoy ademas hace un sol muy agradable.

Y una paloma juega a esquivar pies para picar algo que hay pegado en la acera. Creo que dulce dehelado de chocolate estrellado sobre particulas de galleta pisada sobre lecho de cemento. Imagino el disgusto del niño que debió pasar por aquí hace no mucho.

Las emociones debían ser como las leyes de la termodinámica. La tristeza infantil era ahora felicidad y deleite para unas cuantas palomas de ciudad. Las emociones no se crean ni se destruyen, se convierten.

Vuelta al escenario. La funcion continua. Y con ella los gritos, razón de mi triste nomina de la alcarria con patatas a la importancia. Pocos ceros en su aderezo y sosa para mi gusto. Deleite de algún pájaro gordo y trajeado que se relame desde la ultima planta del edificio de oficinas.

20120423-143950.jpg
Feliz día de San Jordi para algunos San Jorge para otros.